Reseña Edge Days 2012



Pues nada, después de la resaca de juegos y diversión de las Edge Days de este año aquí estoy al pie del cañón para contarles mi visión del que poco a poco se va transformando en el evento de referencia. Ha habido un fallo técnico y es que se me olvidó la cámara de fotos, pero el contenido se mantiene.


Empecé la mañana del sábado llegando tarde. No fue culpa mía  es que el hotel era tan acogedor que me quedé dormido pero lo remedié pronto. Nada mas llegar me tiré a por el juego de cartas de Star Wars, que además estaba cerca de la puerta. Ya había jugado el año pasado, pero leí que lo habían remodelado de forma intensiva y tenia ganas de ver como iban avanzando.

La verdad es que salí con el entusiasmo renovado. Me parece que la renovación le ha sentado muy bien al juego. Eso si, el juego no se parece en casi nada al anterior. Para la muestra es que ahora es un juego competitivo mientras antes era cooperativo. Se nota que ahora está mucho mas cerca de salir a la luz. Está muy depurado, sin apenas fallos ni mecánicas extrañas.


De ese pasé al X-Wing. Yo ya lo había jugado el año pasado pero a mi novia no le dio tiempo. El juego en si está muy chulo, además jugamos en un tablero que simulaba la estrella de la muerte, con torretas y todo. Fue muy divertido y conseguimos una aplastante victoria para el imperio. La partida sirvió para confirmarme mi impresión. Es un buen juego pero 40€ por tres naves es caro.

Tras esto nos apuntamos a la demostración de Kingdoms y Dust y nos fuimos a comer y descansar... ¡Mentira! Nos pusimos a viciar salvajemente a los juegos que nos habían regalado al entrar, a saber: Guerra Fría CIA vs KGB y Thunderstone.


El juego de Guerra Fría (que fue al que mas jugamos por que es el que menos se tardaba en aprender) ha sido todo un descubrimiento  Tiene una mecánica muy sencilla, que se explica en 5 minutos pero oculta un buen contenido estratégico  Además a ambientación e ilustraciones del juego son geniales y te ayudan a meterte mucho en el trasfondo  Poder decirle a tu contrincante "Provoco unas revueltas estudiantiles para poner de mi parte a los banqueros" o "Elimino a la oposición con los guerrilleros" es verdaderamente épico.


A la vuelta jugamos a Kingdoms con una pareja madrileña muy agradable. El juego es realmente simple. Hay  4 filas y 8 columnas, vas colocando marcadores con números entre -6 y 6 en ellas. También puedes colocar castillos. Cuando el tablero se haya completado te llevas tantos puntos como lo que sumen las filas y columnas donde tengas castillos. Básico. Después hay un par de detallitos como baldosas especiales y demás que complican la cosa pero poco. Me parece un juego que triunfaría en fiestas, lo único malo es que está limitado a 4 jugadores.


Tras esto pasamos a lo que, para mí, ha sido la estrella de las jornadas. La demostración de Dust. Para los que no los conozcáis es un juego de tablero que simula una batalla con miniaturas. En plan warhammer, pero simplificado y con un tablero con casillas. El trasfondo del juego es que en 1944 (durante la segunda guerra mundial) los nazis descubrieron en la Antártida tecnología extraterrestre. Ahora es un mundo en el que la segunda guerra mundial se continua con robots, láseres, armaduras, etc.

Probando el Dust. He visto esta foto esta mañana en el Tumblr de un amigo. Maravillas de la tecnología.

El juego me enamoró desde el principio. No se si es por que estoy muy acostumbrado a wh40k y me esperaba algo similar, pero el juego se me hizo super sencillo. No tardas nada en montar una partida y las minis son igual de impresionantes y mas baratas que en warhammer.

Conseguí un contacto de Sevilla en las jornadas que me va ha iniciar en el mundillo, este juego tiene todas las papeletas para ser la compra navideña del año.

Después de eso nos fuimos de vuelta al hotel. Nos habían invitado a la fiesta nocturna con la gente de Edge y tal. Yo quería ir pero no se que pasó que abrí la caja del Thunderstone después del cenar para leerme las reglas y cuando la cerré ya era una de la mañana.


El domingo fue también un buen día  A primera hora teníamos demostración de Wiz-War, el juego esta chulo, pero apenas nos dejaron jugar. Nos dieron media hora en la que también había que contar la explicación de las reglas. Lo entiendo, por que había bastante gente en la lista para probarlo, pero fastidia por que me quedé un poco a medias.


Tras esto probamos Relic, que es básicamente Talismán pero ambientado en wh40k. Yo ya conocía y había jugado a Talismán un par de veces, pero quería ver los cambios en el juego. Acabé un poco decepcionado por que no los hay. El juego es bastante bueno, pero yo creía que estaba basado en Talismán y resulta que es exactamente el mismo juego cambiando las ilustraciones. Eso no está mal, oiga. Talismán es un gran juego, aunque a mi se me hace un poco largo.


Y cerramos las jornadas con una partida de DungeonQuest. Un juego super divertido y con un encargado muy simpático que nos dejó jugar la partida entera. De hecho ganó mi novia mientras yo no hacia mas que dar vueltas pegado a una tela de araña y otra chica que jugaba no hacia mas que encontrar habitaciones vacías  La magia del DungeonQuest.

Con eso se cerró las jornadas para nosotros. Teníamos que estar en la estación a la hora de comer para tomar el viaje de regreso a casa, no sin antes pasar por la tienda de Edge y pillar la expansión del RuneAge (al fin!) y el Dungeoneer.


En otro momento haré una reseña de los juegos que me traje de vuelta. Pero quedaros con el Dust que es todo un invento, sin dudas lo mejor de las jornadas.

Como conclusión quiero decir que cada vez me gustan mas las jornadas. Está todo muy trabajado y el regalar un juego con la entrada es todo un reclamo. Aunque este año no se si es que la sala era mas pequeña o había mas mesas, pero la verdad es que agobiaba un poco el sitio. Además cada vez que hacían un aviso por los altavoces te quedabas un rato sin oír la explicación que te estaban dando, sobre todo cuando la mesa estaba cerca del altavoz (como es el caso de Dust). Para el próximo año recomendaría que se separara torneos de demostraciones (con algo mas que con una puerta) y se colocaran los altavoces allí  ya que son ellos los que necesitan oír los avisos. Al margen de ese detalle, las jornadas me han encantado y el detalle de poderse alojar justo en el mismo edificio es todo un regalo para los que no vivimos en Madrid.

¡Que rueden los dados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada