Donjon actual play




Tras varias semanas de inactividad, he podido jugar una partida a donjon. Ha sido una campaña corta, de seis sesiones, y ha sido la primera vez que he masteado ese juego. Ni siquiera había jugado antes. Cuando lo compré ya me decidiste en halagos ante él, sin embargo hay partes de un juego que no se pueden ver salvo jugando al él, y eso es de lo que voy hablar hoy.

Cuando me leí el juego sólo pude pensar cosas buenas del él. Desde luego es un gran juego y está muy bien escrita, sin embargo, no es tan fácil llevarlo bien a la práctica. No quiero que nadie piense que ahora que lo probado no me gusta el juego. Donjon es brutal. Es una gran innovación, jugable, y muy divertida. Sin embargo, precisamente por ser algo tan distinto los cabos acostumbrados es quizás por lo que me han costado más entender la forma de mastear.


Narrar en Donjon es, ciertamente, muy divertido pero hay que ser consciente de que no se parece en nada a lo que estamos acostumbrados. Donjon tiene otros ritmos, otra historia, y otra manera de hacer las cosas. Si como master te enfrentas a él de la misma manera que otros juegos de fantasía clásica: preparando que una historia, unos lugares y unos enemigos; no vas a tener un gran éxito.

En este juego, gracias a la capacidad para de los jugadores de interrumpir la narración ahí una gran cantidad de distracciones, giros de guion, y nuevos lugares que ralentizan la historia cuando no la cambian por completo.

En mi caso, me preparé una historia sobre una guerra eterna entre magos y liches. Mi campaña, debido a la logística de la mesa, estaba restringida a seis sesiones. Al final no me dio tiempo narrar la mitad de las cosas, y eso que se me suele dar bien controlar los tiempos, el motivo es simplemente la gran cantidad de distracciones que te impiden narrar de la manera tradicional y la lentitud del combate. Como los jugadores no narren y lo hagan imaginativo el combate puede hacerse muy lento.

Tras probar el juego en mesa me he percatado de lo mucho que difiere la narración de donjon de la narración en cualquier otro juego tradicional. Debes ser consciente de esto si quieres preparar una campaña exitosa. Como jugador la cosa también cambia, aunque no lo he vivido en mis carnes pero podido comprobar en mis compañeros de mesa la curva de aprendizaje que tiene el juego. Cuesta mucho habituarse a que puedes alterar la historia y narrar algo de tu propia cosecha. Esa es un arma muy poderosa en donjon y que cuesta mucho aprender a usar.

Resumiendo creo que lo que se ha dicho hace un año es justo. Es un gran juego aún que quizás los combates sean algo lentos y la curva de aprendizaje algo pronunciada, pero merece mucho la pena.

¡Que rueden los dados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada